Tienes un desacuerdo con tu pareja, un familiar, un amigo o un compañero y sientes cómo te empieza a subir un calor por el pecho y la garganta, y empiezas a notar que el corazón te late muy fuerte.

La rabia te invade y el no tener claro cómo expresar tus puntos de vista, tus emociones, en definitiva, tu verdad, sin herir a la otra persona, te genera aún más frustración, impotencia y acrecenta tu rabia. Y en este momento, pueden pasar tres cosas:

  1. No dices nada y te tragas todo lo que sientes porque sabes que como empieces no vas a dejar títere con cabeza y luego te vas a arrepentir y sentir culpable por tu impulsividad. Así que para qué.
  2. No dices nada porque estás paralizada/o por ser una mezcla de emociones/sensaciones/ideas sin ordenar, te da miedo cómo reciban tus palabras, sabes que si hablas vas a expresarte de forma poco entendible y vas a acabar frustrada/o por no haber podido mostrar tu sentir.
  3. Expresas lo que sientes y piensas con el calor del momento y la elección del tono y las palabras se te van de las manos hiriendo a la persona que te escucha, la cual levanta un muro defensivo que, a) comienza una pelea que se aleja cada vez más del contenido que generó el desacuerdo, o b) entráis en un silencio gélido que tampoco arregla el asunto.

Imagino que te suenan todas las opciones y sabes que ninguna de ellas acaba ni solventando el asunto ni dejándote en un estado de paz con la otra persona. Y en realidad, esto es lo que buscas cuando quieres mostrarle a la otra persona tu inconformidad o dolor: Ser escuchada/o, notar que tu sentir y opinión es recibido con respeto y poder negociar un punto de encuentro satisfactorio para ambas partes.

Y a hablar así es  lo que puedes aprender con el Cuaderno de Comunicación Eficiente, una ruta paso a paso que te guiará para estructurar y llevar a cabo las conversaciones que te cuestan de forma que puedas expresarte con asertividad y claridad teniendo en cuenta la autoestima de la otra persona, evitando así que se cierre en banda y se ponga a la defensiva o levante el muro de hielo.